José Sánchez asumió como CEO de Norwegian American Hospital

José Sánchez ha saneado las finanzas en Norwegian American Hospital con tal éxito que ahora su nombre suena para CEO de Hospitales y Salud del Condado de Cook

Hace tres años y medio, José Sánchez asumió como CEO de Norwegian American Hospital con la encomienda de rescatarlo.

“El hospital estaba prácticamente en la bancarrota”, cuenta Sánchez en entrevista con Negocios Now

Para colmo, este sanatorio categoría “safety net” estaba a punto de ser desacreditado por The Joint Commision, o TJC, organización que califica los hospitales a nivel nacional.

“La relación entre los médicos era bastante mala, al igual que la calidad de la atención. No había relaciones con la comunidad. Todos los archivos se hacían en papel”, ahonda Sánchez.

Antes de dirigir este hospital del barrio puertorriqueño de Humboldt Park, Sánchez había salvado dos sanatorios “safety net” en la ciudad de Nueva York.

Pero tan pronto llegó a Chicago, enfrentó una situación externa que amenazaba desangrar a Norwegian American: el gobierno de Illinois iba a recortar los fondos de Medicare.

Este seguro para ancianos y menores, así como el seguro Medicaid para personas de escasos recursos, representan el 80 por ciento de los pacientes de este hospital de 200 camas.

Sánchez aplicó un torniquete.

“Organicé a miembros de la comunidad. Cogimos tres guaguas (autobuses) y nos fuimos a Springfield, donde se bate el cobre, para hablar con los legisladores”, recuerda Sánchez.

Al final, Springfield no recortó los fondos.

El episodio refleja la filosofía de este puertorriqueño de 60 años, quien terminó de formarse en la ciudad de Nueva York a donde llegó a buscarse la vida a los 16 años.

“Hay que hacer lo que hay que hacer”, enfatiza. “Hay que ser práctico”.

Que hablen las acciones. En 2009, un año antes de la llegada de Sánchez, Norwegian American cerró con pérdidas de 10 millones de dólares.

Al cabo de su primer año como CEO, Sánchez logró reducir ese déficit en casi la mitad: 4.5 millones de dólares. En 2011 y 2012 cerró con ganancias.

También reemplazó a médicos y a la mesa directiva, agregó servicios como la unidad de Sicología de 15 camas y el Departamento de Oncología, y digitalizó todos los expedientes.

Más aún, bajo el liderazgo de Sánchez, Norwegian-American logró pasar la acreditación de TJC tras siete años de estar en la cuerda floja.

¿Futuro CEO de Salud de Condado de Cook?

Semejante hazaña no ha pasado inadvertida. El gobernador Pat Quinn ha nombrado a Sánchez en las comisiones estatales de Salud y de Finanzas para mejorar el sector salud en Illinois.

Sánchez también integra las mesas directivas de Illinois Hospital Association que aglutina a 52 sanatorios ‘safety net”, de Puerto Rican Alliance, y del influyente Chicago City Club donde

es el único latino.

 

Ahora su nombre suena para suceder a Ramanathan Raju como CEO de Salud y Hospitales del Condado de Cameron. Raju, quien trabajó con Sánchez en el sector salud de Nueva York, se va del cargo después de exitosos tres años.

“Me han recomendado para este puesto. Y yo he expresado interés”, dijo Sánchez.

 

Pero también tiene sus reservas.

 

“Aquí la pregunta es: ¿Estará dispuesto el gobierno de la ciudad de Chicago a que un latino ocupe ese cargo?”, dijo. “¿Habrá el suficiente apoyo para eso?”

Además de Sánchez, habría al menos otros cuatro candidatos al puesto.

 

“De todos los candidatos ninguno tiene la experiencia que tengo yo”, dijo al señalar su hoja de vida.

 

Antes de Norwegian American, Sánchez se desempeñó durante 11 años como vicepresidente senior de Generations+/Northern Manhattan Health Network, una de las redes de salud más grandes de la ciudad de Nueva York, con un presupuesto anual de 800 millones de dólares y 6 mil 400 empleados.

“Elevé la calidad del servicio a los pacientes en Nueva York”, señaló Sánchez, quien tiene una licenciatura en sicología y una maestría en trabajo social.

 

Subrayó que este tipo de puesto requiere trabajar no solamente con el Medicare y el Medicaid, sino también con los legisladores para conseguir fondos.

 

“Quien no entienda eso, no entiende cómo funciona esto”, enfatiza.

 

En ese sentido, Sánchez destaca el apoyo del senador estatal Willie Delgado y de la representate estatal Cyntia Soto a Norwegian American.

“Todo el mundo es importante en Springfield, especialmente el Caucus Latino y ellos dos porque representan a Humboldt Park”, explica.

 

También pondera la campaña del congresista Luis Gutiérrez (D-Illinois) a favor de una reforma migratoria, la cual, dice, beneficiaría a los hospitales como Norwegian American frente a la Ley de Cuidado de Salud.

 

“Como concepto, Obamacare es fabuloso”, explica Sánchez. “Pero hay un problema que no se ha resuelto: los 12 millones de indocumentados”.

Obamacare no incluye a los inmigrantes indocumentados, quienes recurren a sanatorios como Norwegian American, donde el 15 por ciento no paga  ― solo el 5 por ciento de los pacientes tiene seguro comercial, el resto tiene Medicare o Medicaid.

 

Al margen de Obamacare, los hospitales “safety net” seguirán atendiendo a aquellos sin seguro médico. Una reforma migratoria, explica, compensaría los fondos federales y estatales que podrían perder los hospitales “safety net” como consecuencia de Obamacare.

 

“Sin una reforma no podemos seguir echando para adelante, no podemos ser productivos”, dijo.

Mientras, dice, todavía hay mucho por hacer en Norwegian American.

 

“Mi trabajo no ha terminado aquí. Estoy comprometido con Humboldt Park, con mi personal del hospital y con la junta directiva”, dice.

“Me siento bien. Estoy disfrutando este trabajo, pero no es fácil. Este edificio tiene más de 100 años y a veces cuando no se rompe una caldera, se rompe otra cosa”, agrega.

Please follow and like us: