José Hernández El llantero de La Villita

Gracias a su filosofía de servicio a la comunidad, este joven empresario ha convertido su negocio en algo más que una simple llantería.

 

 

Por Eduardo Alegría

 

José Hernández tenía apenas 23 años cuando abrió su primer negocio de llantas en el lado sur de Chicago. Y no le fue bien: a las dos semanas lo asaltaron a punta de pistola y le robaron $20 mil,  máquinas de trabajo y  su camioneta.

A pesar de su terrible comienzo de su vida empresarial, Hernández no se amilanó y a los tres meses del asalto abrió Midwest Tires, ubicado en 2447 S. Pulaski Rd.- que está marcando diferencia frente a otros de su tipo por el concepto que le ha dado a su empresa: un negocio al servicio del consumidor y la comunidad.

“Mi filosofía es simple: dar servicio y atención a la gente de mi barrio”, explica.

La llave del éxito de mi negocio es la atención, honestidad y respeto al cliente. Nosotros llegamos a la gente porque les demostramos que nos ellos no son sólo números sino personas que van a mantener una relación con nuestro negocio por años.

BC-15-1   “En primer lugar no sólo damos atención al cliente con servicios relacionados a las llantas, y ahora reparaciones mecánicas, sino que nos preocupamos de que nuestros clientes se sientan servidos y atendidos como debe ser. Les damos un trato muy cordial, precios cómodos y sobre todo atención personalizada sobre los problemas del vehículo. Les explicamos y educamos para que sepan qué les pasa a su autos. Por eso la mayoría regresa y nos recomiendan”, dijo.

Hernández cree que otra clave del éxito del negocio es su compromiso con la comunidad.

“Damos dinero a programas y organizaciones que sirven a niños y adolescentes. Yo personalmente doy mi tiempo, soy entrenador del equipo infantil Little Village béisbol y del equipo de baloncesto de la iglesia St. Agnes of Bohemia, dijo Hernández, quien también es comisionado del Area Especial #25 de la Cámara de Comercio de La Villita,  tesorero de la organización ENLACE, y miembro de otras organizaciones a las que apoya –dijo- cuando me llaman.

De  28 años de edad,   Hernández estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Illinois en Chicago (UIC), trabajó en la Universidad Popular de La Villita y en la oficina del Concejal José Muñoz. Su vida la pensaba encaminar en este rubro hasta que un hecho fortuito lo empujó al camino empresarial.

A los 22 años un amigo le dejó encargado de su negocio de llantas por dos meses y fue suficiente para sellar su destino.

“Me enamoré de las llantas y me di cuenta que administrar un negocio así no era cosa del otro mundo, por eso puse el mío y estoy concentrado en que Midwest Tires se convierta en la principal llantería de La Villita y después en una franquicia como Firestone y Pep Boys”, dijo.

Como muchos de su generación, el joven milenio no deja ese propósito al azar. “Nuestros clientes saben de nosotros porque usamos las plataformas de los medios sociales para una comunicación constante con ellos y para la publicidad”, afirmó.

Desde octubre de 2010 cuando arrancó este negocio, sólo ofrecía servicio de llantas y ahora es también una mecánica y hasta ya tiene edificio propio.

“Creo que estoy avanzando porque soy de la generación de personas que piensa que una empresa no sólo nace para hacer dinero, sino también para hacer servicio público. Esa es mi pasión y la voy a seguir”, concluyó.

 

Please follow and like us: