Inicio Noticias Mala inversión el casino de Chicago por impuestos

Mala inversión el casino de Chicago por impuestos

43
0

HINA-El casino propuesto en la ciudad de Chicago podría no ser atractivo para los inversionistas debido a que la estructura fiscal que los legisladores aprobaron es demasiado onerosa, concluye el informe del consultor contratado por la Junta de Juegos para el análisis del proyecto.

El reporte de Union Gaming Analytics, con sede en Las Vegas, Nevada, agrega que los cinco sitios sugeridos para la construcción del casino, en el sur y oeste de la ciudad, no atraerían suficientes turistas para obtener los máximos ingresos, porque son vistos como inseguros e inconvenientes o carecen de atracciones cercanas.

Precisa que ninguno de los cinco sitios generaría más que márgenes de ganancia bajos de un solo dígito, por lo que recomienda elegir una ubicación en el centro de Chicago. Aún así, advierte, puede no ser suficiente para atraer a posibles inversores debido a impuestos y tarifas excesivos, que cuando mucho permitirían generar rendimiento del 1 o 2% anual.

El casino de Chicago y otros cinco en todo el estado son parte de un proyecto de ley de expansión de juego masivo que el gobernador J.B. Pritzker promulgó este verano y que fue visto como una victoria distintiva para el demócrata.

Sin embargo, debido a la forma en que se redactó una ley muy negociada, el margen de beneficio para el operador del casino de Chicago “equivaldría, en el mejor de los casos, a unos pocos centavos por dólar”, según el informe que dio a conocer la Junta de Juego de Illinois la semana pasada.

El estudio dice que un casino en la ciudad tiene el potencial de convertirse en el casino con mayor recaudación en Illinois, generando significativamente más ingresos que el casino líder actual, Rivers Casino en Des Plaines, que recaudó $ 441.8 millones el año pasado.

Solo que eso ocurriría si se eliminara el impuesto de la ciudad del 33.3% sobre los ingresos posteriores al pago, el casino podría entonces generar rendimientos anuales superiores al 20 por ciento, advierte. Pero Chicago no puede prescindir de ese gravamen, ya que tiene contemplado destinarlo a planes de pensiones para bomberos y policías, que permanecen con fondos insuficientes.

El informe destaca que además de ese impuesto, el operador del casino de la ciudad también tendría que pagar una tarifa de solicitud de $ 250,000 por adelantado, una tarifa de “reconciliación” de $ 15 millones cuando se expide la licencia y hasta $ 120 millones en tarifas de posición de juego, que cuestan $ 30,000 cada uno.

Después de tres años, el casino tendría que pagar una tarifa equivalente al 75 por ciento de sus ingresos posteriores al pago de su período más lucrativo de 12 meses, menos las tarifas pagadas por adelantado por posición de juego. El estudio estima que el pago podría ascender a $ 500 millones.

En comparación, en los 10 casinos existentes en el estado el 5% de los ingresos posteriores al pago se destina al gobierno local donde atraca el barco fluvial o donde se encuentra el casino. El estado mantiene del 10% al 45%, dependiendo de la cantidad de ingresos que genere el casino, destaca.

El Gaming Board ahora tiene 90 días para recomendar cambios en la estructura tributaria propuesta por la ley. En tanto, el gobernador y la alcaldesa de Chicago prometieron trabajar con los legisladores en cualquier modificación legal que sea necesaria.